3/3/08

Harry Potter y la piedra filosofal (reversionada por LordTenebrum) ~Primera parte~

Érase una vez un niño muy pequeño que nació siendo más famoso que la hija de la Letizia Ortiz. Lo que le caracterizaba era una cicatriz en la frente en forma de rayo, seguramente una calcomanía que le pusieron posteriormente al bautizo y se le quedaría pegado en la frente de por vida. Era huérfano porque sus padres fueron asesinados por el vil y malvado señor tenebroso (he aquí un servidor) por un hechizo de efectos baratos. Fueron asesinados con un toque de varita a lo Magic Andreu -con mucha floritura, ¡olé!- y de ahí salió un haz de luz verde. Sí, una bengala era lo que tenía, no una varita. Estoy seguro de que no murieron por el conjuro, sino por el ataque epiléptico que les causó la dichosa bengala.
Centrándonos en el personaje principal, el señor tenebroso (¡hola!) quiso asesinar al niño de la cicatriz con la bengala pero no pudo. El hechizo de la bengala verde rebotó contra el tenebroso y se quedó en un estado de semi-muerto. No sé qué diablos hizo para sobrevivir y convertirse en un alma errante. Pura magia, será. Ahí nació la leyenda del niño de la cicatriz: Harry Potter. Tiene un nombre hortera, ¿eh?
Así derrotó al señor tenebroso. Mi teoría es que ese día se olvidaron de cambiarle el pañal y, al asustar el bebé, el pobrecillo se cagó de miedo. Al no soportar semejante pudor, el señor tenebroso cayó redondo de la explosión fecal que tuvo que separarse de su cuerpo con vudú para ser inmune a esos olores. Pero ese fue el precio de su huída, ser un alma o un fantasma o una sombra o lo que sea.
Se enteraron de la noticia (es que la familia Potter tenían unos vecinos muy cotillas) enseguida y magos acudieron en la ayuda pero era demasiado tarde. Los Potter murieron dejando solamente su legado. Se lo llevó Rubeus Hagrid, un semi-gigante (¡sí! Semi. ¿Por qué? Porque era hijo de gigante hembra y hombre macho. ¿Que cómo se puso la semillita? Toda una incógnita. A la espera de que Rowling lo cuente.), con una moto gigante -evidentemente-, un paraguas rosa hortera y barba de gigante. Original, ¿eh?
Tenía órdenes de dejar a Harry con sus tíos. Que éstos no eran magos. Eran muggles. La Rowling inventó este término para referirse a los no magos en el lenguaje del mundo mágico.
Harry Potter creció bajo el yugo de sus tíos. Eran los peores tíos que podían tener. Ropa de segunda (y tercera) mano, colegio público, sin amigos, sin padres, durmiendo debajo de una escalera... Vamos, peor que estar en un orfanato. Lo que él no sabía es que era mago, es decir, no muggle. Y al cumplir los 11 años llegó la hora de ir a una escuela de magia. ¿Cómo? Pues enviándole cuatrocientas cincuenta y ocho mil seiscientas trece cartas por el buzón. A base de contratar un cartero por horas, cuatrocientas cincuenta y ocho mil seiscientas trece lechuzas (para atar las cartas a ellas) y una buena fotocopiadora a color con reservas de tinta para unos cuantos años (que seguramente les llevaron once años realizar todas esas cartas). Finalmente, después de árduas disputas con los tíos de Harry Potter, emprendió su propia historia llena de aventuras.
Conoció, por fin, a Rubeus Hagrid (aún me preguntó de "dónde salió") que introdujo a Harry en el mundo de la magia.
En sus primeros pasos en la magia, Hagrid guió a nuestro protagonista hasta el callejón Diagon, el sitio donde todos los magos y magas van a comprar.
Pero antes fueron al banco de los magos, Gringotts. Harry descubrió que era rico. Tenía más monedas que píxels en una resolución 1280 x 1024. Y monedas de las de oro, las doradas.
Hagrid le explicó las divisas que se usaban en aquel mundo. Como era menor, Hagrid tomó las riendas del dinero (no era tan tonto). Compraron el material del colegio. Por mucho mundo mágico que fuera, un niño no se salva de los libros, ni el uniforme, ni la varita (o bengala) ni su mascota.
Se compró todo. Incluso una varita (recién sacada de Magia Borrás) que tiraba chispitas rojas. El dueño de la ¿varetería? se quedó perplejo al ver a Harry (y a su calcomanía en forma de rayo) y por la varita que le tocó. Hay un cuento chino que dice que la varita elige al mago, que si no es compatible te empieza a romper la vajilla que te regalaron el día de tu boda o el jarrón que esté en la entrada del recibidor, pero si es compatible empieza a actuar como una bengala (pero como las de San Juan, esas de los petardos pero con mejores efectos).
Hasta Hagrid (aprovechándose del dinero) le "regaló" (con el propio dinero del prota) una lechuza blanca, que sirve para enviar cartas. Le llamó Hedwig.
Harry ya estaba listo para partir hacia Hogwarts, el colegio de magia (no era el único pero como si lo fuera).
(Fin de la primera parte)

18/11/07

Un día cualquiera: Hanadan Shôjo

Desde el día del Salón del Manga, me siento como más... ¿friki? No... Más otaku, mejor. Y después de quedarme con las ganas de cantar más anime, busqué algún evento en el que participar o visitar.
Así, al acompañar a Dragonflyetc al Continuarà Còmics y después de comprarme otros tankôbon de Nana, me fijé en un cartel que ponía:


Al principio, me fijé en "manga", "anime", "J-Music" pero leí "shôjo" y me olvidé de ello.
Pero días después, Ocho me dijo que los del CMI (Club Manga Igualada) irían al Hanadan y que a ella le hacía ilusión ir. Pensé que tampoco sería mala idea y que así teníamos algo que hacer. Además, una de mis pasiones es el manga y me daba igual que fuese shôjo. Si Card Captor es una de mis series favoritas... Eso quiere decir que... Da igual, no lo pienso.
Llegó ese día. A Ocho no le llegó el bus y tuve que esperar hasta las cuatro de la tarde. Al encontrarnos, nos dirijimos hacia el Hana Yori Dango Day.
Dando algo de vueltas... Nos perdimos un poquillo. Pero supimos encontrarlo, ¿sabéis cómo? Se oía a alguien cantar y en japonés. ¡Ya está! Era allí.
Me fijé que faltaba un GRAN detalle en la entrada: habían carteles de grupos de esquerra verda y otro cartel que no sé de qué iba pero... ¿Y el cartel que anunciaba el Hanadan Shôjo? ¿Cómo íbamos a saber que era allí? Al menos, se hubieran molestado en poner alguno, aunque sea pequeñito.
Obviando ese detalle, habíamos entrado. Entrada en forma de túnel, con un pasillo donde al final se dislumbraban esas jornadas. Me entraban muchas ganas de entrar. Nada más entrar... *brrrr* Temblé de frío y recordé ese sitio. Allá iba algunas veces con el casal cuando era un enano y recordaba que había arena. En el Hanadan, eso de la arena ni pizca, ya estaba asfaltado.
Los del CMI me dijeron que era un día malo porque no se presentó mucha gente. Y con razón... era un día muuuuuuy helado y cuando caía la tarde ese frío se intensificaba. ¡Y es que el recinto estaba al aire libre! A muchas aficionadas se les veían tiritando.
Me esperaba mucho más ambiente, mucha más gente, más adornos y más stands pero, bueno, también se agradece que fuera un ambiente mucho más amigable o íntimo; digamos, una reunión de otakus. KDD, en el lenguaje coloquial. Me hice esas ilusiones de que el Hanadan fuera con ambiente más festivo porque el cartel era muy atractivo y además habían muchos organizadores y patrocinadores.
Todo se perdona porque eran las primeras jornadas que se hacían. Si se hiciera otra vez, repetiría. Supongo que no hubo mucha asistencia dada a la falta de información o la poca publicidad, aparte de la climatología, claro está.
Pero lo positivo lo explico ahora.
¿Cuál era el remedio para entrar en calor? Como no, unas partidas al DDR (Dance Dance Revolution). Bailas algunas canciones en Expert y ya está.
Habían cinco o seis stands. Un Host Club (kawaii! ^^), proyecciones, debates y etcétera. Inconveniente: se señalizaban pocas cosas.
Aunque lo mejor fue pasar la tarde inmerso en el escenario. Sí, ¡había escenario! Para cantar canciones shôjo, yaoi, yuri, etc. Básicamente, un repertorio extenso para el público femenino.
Pero me daba igual. Iba a cantar y elegí cantar Glamorous Sky de Nana Starring Mika Nakashima. Evaluándome a mí mismo, no sabía que la iba a cantar bien... Es difícil agudizar la voz y parecer la de una chica.
Al acabar la canción, conocí a una chica que se presentó con el nombre de Miyu. Me dijo que le gustó cómo cantaba. Sinceramente, me sonrojé.
Así la conocí; me dijo que le daba vergüenza cantar... Pero una vez en el escenario, esas palabras que dijo parece que se le disiparon xD. Compartí canción, de nuevo, en Glamorous Sky y aunque no quedó muy bien, al menos, estuvo divertido.
Tomando el relevo me quedé de espectador mirando cómo cantaban Rei, Miyu u otras chicas. Me gustó mucho cantar allá. Y es que me encanta cantar. Siempre soñé que algún día me dedicaría al mundo de la canción. Hice un intento fallido en los casting de Operación Triunfo pero ese tema no toca, quizás lo explique otro día.
Me quedo con buenos recuerdos del día: frío polar, mini-Cosplay, karaoke, Miyu, portátiles, obento, Ocho y el perro que casi me arranca la mano.
En fin, así fue mi festival del "No me lo digas con flores".

10/11/07

Un día cualquiera: los hinchas

Mientras escudríñaba entre mis pensamientos, me percaté de lo que había a mi alrededor. ¡Ingleses! ¡Habitantes del Reino Unido! Y muchos de ellos. Caí en la cuenta de que eran hinchas de un equipo de fútbol. Entonces, llegué a la conclusión de que se iba a celebrar un partido de la Champions. Lo más seguro que contra el Barça.
Me pareció normal que hubiesen unos cuantos. Me arrepentí de haberlo pensado.
Un día después vi cómo la Rambla se llenaba de un mar azul, de camisetas del equipo rival. En las noticias supe que eran los Glasgow Rangers. Así viví mi experiencia con "ellos".
12:00 - La Rambla
Se oían cánticos indescifrables porque mi sabiduría no llega a tanto. Cánticos que, a pesar de ser lejanos, se oían fuertemente. Y es que si lo piensas cienfícamente... ¡Vaya caja torácica deben tener estos escoceses! Además, eso de cánticos no sé si encaja con lo que oí. Más bien, eran gritos y berridos. Cuanto más se te acercaban, más escandalosos eran. Tanta pasión por su equipo (acabaron perdiendo...) no era signo de buen augurio.
17:00 - La Rambla, dentro del Carrefour
Iba a comprar sólo unas cosillas de necesidad. Nada, que me dispongo a adentrarme en los laberintos del alimento pero esta vez cogiendo una ruta más segura y sin rodeos. Cuando me dispuse a hacer la cola, miré el panorama que había: la cola era kilométrica y no precisamente por los habitantes de esta ciudad si no por los de la camiseta azul. Creo que vaciaron las existencias de cerveza y bebida alcohólica. Cada uno de ellos, como mínimo llevaba 24 latas de cerveza. A ver... dijeron en las noticias que se desplazaron unos mil escoceses contando que cada lata son 33 cl. Multipliquemos por mil. ¡3300 cl! Es decir, ¡330 litros! Y sólo de cerveza y como mínimo. Lo malo es que a mí no me salen las cuentas. ¿330 litros para 1000 personas? Naaah... Mínimo 1 litro. Bueno, dejo el tema cerveza.
Estaba en medio del mar azul, apestaban a malta pura. Y además aguantando el incesante cántico, digooo berrido agonizante que viene del más allá para aterrar a los que tocan pies en tierra. Para comprar solamente agua, tuve que pasarme una hora haciendo cola. ¡Qué manera más patética de perder el tiempo! Escuchando cómo hablaban esos scottish. He aquí un ejemplo: "Yesh, ai bought a lot offf biah (beer) and (tal como suena), yesh, ai olso jaf de Jak Deñiels (Jack Daniels). Uoat? Oukeish (Ok), wii nich (need) moh (more) biah. Tuenti foh offf dem (24 of them), yesh, oukeish, tchu moh peaks (2 more packs). Den si ye ("ye" pronunciado como los argentinos) leita! (Then see ya later).
Hice varios intentos vanos por entenderle, parecía como si le hubieran inyectado una potente anestesia en la lengua.
20:00 - Plaza Catalunya
"Hsjoe$m*áç21·2#?ls!º¡¡ma>k}l" (cánticos, digo de nuevo, gritos indescifrables). La plaza Catalunya parecía un estadio de fútbol inglés. Iban borrachos, cantaban (a gritos, por supuesto), saltaban, hacían gilipolleces, etc. ¡Una plaga! Sin duda, estaba en Guirilandia. Supongo que eso para ellos era el paraíso: hedor a sobaco, hedor a malta con alcohol, berridos insostenibles, camisetas sudadas, aliento a cerveza, abrazos roñosos... Sí, una buena descripción del paraíso. Uno de sus cánticos es éste: "O'Shea Matt A'Rea, Poor Sir, Ve'eza. Kerry A M'Asown! Boo Ena Pin Tah! Boo and Bee no! Tom Been Son Grey Ah!". Era algo así, más o menos.
Después del partido, igualmente festejaron de que habían perdido. Creo que las alucinaciones provocadas por el líquido crearon un ambiente tan "amigable" que se pensaron que habían ganado.
Al día siguiente, entendí cómo se sentía ese Ghostbuster o cazafantasma (en la película) cuando ese fantasma asqueroso verde se le echaba encima. ¡Pegajoso! Así era la Barcelona después del encuentro.
¡Splurch! ¡Splurch! ¡Spluuuurch! Las suelas de mis queridas Pepe Jeans hacían un ruidito poco agradable. Toda esa cerveza derrochada en la plaza Catalunya se fosilizó y quedó en un estado enganchoso. Pobres zapatos... tener que aguantar esto.
Al menos sólo fueron dos días, en medio de unos pitufos faldilleros que cantaban Antes muertos que sencillos en escocés y tomaban cervezas sólo para comprobar quién era el que veía antes tres narices en lugar de una.

7/11/07

Un día cualquiera: Salón del Manga, parte 3 (última)

Y por fin llegó la última edición a la cual se celebró hace unos días.
XIII Salón del Manga
Este año el cartel ganador me pareció muy bueno, el del año pasado también, pero este tenía un no sé qué que lo hace especial. La novedad de este año era que por primera vez, dada la previsión de afluencia de gente iba a venir, el Salón se dividió en tres recintos. En las anteriores ediciones, todo se hacía en La Farga. Este año decidieron ampliar el Salón. El recinto de La Farga sería el Espacio La Farga donde estarían todos los stands; el polideportivo sería el Espacio Escenario donde se celebrarían todas las actuaciones tanto de karaoke como cosplay y por último el Auditorio Barrakas que sería el Espacio Auditorio donde se realizarían las conferencias y proyecciones.
Esto ha creado críticas positivas y negativas. Por una parte, se notaría mucho más el espacio, se reducirían las "ollas a presión" y podrías decidir dónde ir según los intereses en los que te mueves. Por otro lado, el polideportivo estaba a bastantes metros y el paseo se hacía largo. Para ello, se hizo un acuerdo con los transportes urbanos de L'Hospitalet para crear el Mangabus, que haría el recorrido entre La Farga, el polideportivo y el auditorio con una frecuencia de paso de 15 minutos. Inconveniente: que sólo es un bus para miles de personas que se quieren desplazar. Sobretodo, en los días en los que se celebran los concursos de cosplay. Pero globalmente todo es positivo.
Dejando de lado la burocracia, pocas novedades se han visto en cuanto a manga o anime. Y en cuanto al grupo D-ME! otra odisea nos pasó.
Sin problemas para inscribirse, como el año pasado, habíamos elegido la canción más difícil. Propusimos este reto ya que en la anterior edición era una canción que se repitió mucho en el concurso. "Hero's Come Back" fue nuestra propuesta y de las más arriesgadas. Nos aprendimos la canción.
Pero como siempre nos pasa hay un pero. Sí. A tres días del concurso, habíamos llamado a FICOMIC y contactamos con Pol, responsable de la organización del concurso de karaoke. Después de marearnos un poco nos dijo que todas las canciones se iban a poner en versión larga. Este cuento chino viene que en la web del FICOMIC se pueden descargar las letras de las canciones del concurso y la única letra que estaba en versión corta (versión opening, formato TV) era la nuestra, ni más ni menos. Y con esa noticia tuvimos que reaprendernos la canción a tres días del concurso más el añadido de ponerle coreografía. Al final lo hicimos todo el último día. Y así salió finalmente.
Con pocos días de preparación salió lo que salió. No estuvo mal la actuación pero pudo ser mejor. Pero nos habíamos llevado la gran sorpresa. Ganar el Premio al Mejor Grupo.
¡Qué felicidad! Lo habíamos logrado a pesar de nuestra regular actuación. No lo habíamos bordado del todo porque Dragonflyetc tuvo que leer parte de la letra en papel. Pero estuvo muy muy bien. Nos alegramos por llegar tan alto.
Hasta un miembro del jurado, perteneciente a la comunidad del 3XL.cat nos entrevistó y nos puso en su blog del 3XL, con foto incluida. Hasta en YouTube nos han colgado.
Para la próxima vez, lo haremos mucho mejor y con más dedicación. Así el puesto será realmente merecido. El premio esta vez era valorado en 300 € también por cortesía de Continuará Cómics. Gracias a todo el mundo por el apoyo. Gracias al público por los vitoreos, coros y ánimos. Gracias.

Un día cualquiera: Salón del Manga, parte 2

Siguiendo la anterior entrada, me adentraré de nuevo en este tema.
XI Salón del Manga
Estuvo bastante bien. Habíamos madrugado mucho, le pusimos mucha ilusión y, de nuevo, nos habíamos preparado para el Concurso de Karaoke. Íbamos a repetir. A ver si esta vez conseguíamos un mejor puesto. Pero semanas antes del concurso nos vino el primer bache. No pudimos inscribirnos en el concurso porque se hacía con un nuevo método: inscripciones mediante Internet ya que en anteriores ediciones tenías que asistir al Salón para apuntarte. Se acabaron todas las participaciones y no pudimos entrar. En todo caso, nos habíamos preparado la canción a consciencia. Era la canción más difícil de todo el listado que propusieron. Era la canción "Asterisk", opening de la serie Bleach. ¡Qué mareo! Aprenderse una canción muy rápida en japonés tiene mérito y más aún ponerle coreografía. En la edición anterior, no nos habíamos preparado bien la canción pero vocalmente era correcta. Esta vez íbamos a potenciar la coreografía.
Una vez en el Salón nos habíamos apresurado en llegar al stand de FICOMIC para inscribirnos pero no hubo suerte. No se podían inscribir más participantes. Nos tuvimos que aguantar (y presionar al presentador del concurso). Al final, habíamos cantado sin haber entrado en concurso mientras deliberaba el jurado. Salió bastante regular... No nos gustó cómo quedó. No fue una muy buena experiencia.
XII Salón del Manga
Aquí vino donde el fruto de nuestro trabajo se hizo notar. El grupo ME! tuvo una incorporación de un miembro más y se hizo llamar D-ME!, nombre que aún ostenta el grupo hasta la fecha. Por el fiasco de la anterior edición, decidimos escoger una canción no tan difícil y así equilibrar la balanza entre la voz y la coreografía y esto es lo que salió.

Gracias a esto conseguimos el Premio a la Mejor Coreografía. Supongo que sería por el pose final. Pero un tercer premio no está mal. Así nos dimos a conocer y recibimos un premio valorado en 150 € por cortesía de Continuará Cómics y que nos lo habíamos rifado entre los tres. Pero lo mejor eran los vítores de la gente. Esa gente que nos animaba mientras cantábamos. Esos otakus que se sorprendían de la actuación ya que el karaoke se hacía pesado por el bajo nivel que había. Nos fuimos a casa satisfechos, contentos. Y preparados para el próximo año, que sería alcanzar la cumbre.
Continuará.

6/11/07

Un día cualquiera: Salón del Manga, parte 1

Hace poco se celebró el XIII Salón del Manga de Barcelona y como apasionado del manganime acudí en su primer día. Pero antes me remontaré a años atrás, en anteriores ediciones.

Empecé a ir a partir del IX Salón del Manga.
Salí de casa con mochila, iba vestido "normal". Lo primero que me sorprendió era la gran afluencia de gente que habían en los transportes metropolitanos, exactamente en el metro. Chicos con pintas raras que iban de negro, chicas vestidas de colegialas, un peluche gigante (O_ô)... Al menos llegué sano y salvo a La Farga.
Eso era enorme y todo estaba lleno de otakus, ¡como yo! Gente disfrazada de Sakura, Kenshin, Sailormoon, etc. Y yo me preguntaba... ¿Estos no tienen vergüenza saliendo así a la calle? Pues parecía que no. Iba con Dragonflyetc y desde ese salón que no nos perdemos ni uno.
Volviendo al IX, queríamos hacer cola pero nos informaron de un detalle que no entraba en nuestros planes: ¡habían dos! Una cola para comprar la entrada y otra para entrar al recinto! Ay... Hicimos la cola para comprar entrada. ¡Dos horas y media haciendo cola! ¡Y otra media hora más para entrar! Total = 3 horas invertidas en largas colas, escuchando openings y endings de las canciones que escuchaba en ese momento (ah, en formato cassette xD). Una vez dentro, ¡paf! ¡pam! ¡ay! Empujones, golpes, aguantando algún que otro olor insoportable... Eso era como estar dentro de una lata de sardinas, todos apretujados. ¡Qué agobio!
Ese año no disfruté mucho del Salón pero al menos pude saber cómo era.
Saqué conclusiones. Sacaría las entradas por el cajero, iría más pronto para hacer la cola para entrar, madrugaría aún más y así no tendría los problemas del IX.
X Salón del Manga
Este año decidimos, entre Dragonflyetc y yo, participar en el Concurso de Karaoke como el grupo ME! Así pasábamos el rato y nos divertíamos un poco para ver qué tal nos salía.
Habíamos practicado un poquillo los días antes del acontecimiento: nada, unas cuantas horitas para aprenderse la canción y una pequeña coreografía. Habíamos cantado "Dive Into Shine" de la serie Kamikaze Kaitô Jeanne. Fue satisfactorio. La sorpresa nos la habíamos llevado cuando nos citaron para el 7º premio. ¿Nosotros ganar un premio? Estuvo bien pero... no era para tanto. Fue el Premio a los que pusieron más ganas. Premio valorado en 70 € en productos de merchandising en manganime, de Continuará Cómics.
Continuará.

Un día cualquiera: las compras

Compramos en el súper, mejor que sea el de al lado. Como está a la esquina compramos las cosas de más necesidad: arroz, agua, Coca-Cola (¿¿¿???), cerveza (¡¡¡!!!), legumbres, fruta, verdura, leche, galletas, magdalenas, pastelería (¿¿¡¡!!??), aceite, salsas (¡¡¡¡¡!!!!!), etc. ¿Eso es de necesidad? Poca cosa veo necesaria. Pasamos por la caja y nos cobran: "Cuarenta y cinco con noventa y dos céntimos, por favor.". ¿Cooooómo? ¿Escucho bien? Por... diez cositas que me llevo... ¡Qué remedio! Hay que pagar (aunque fugazmente se me pasó por la cabeza otra alternativa pero la descarté instantáneamente).

Ahora compraremos en el súper que está algo más lejos. Al Carrefour. Toca la compra del mes, a principios de mes.
Vamos con nuestra listita.
  • Primera cosa que me llama la atención: ¿dónde están los carros? Todos tienen uno... ¡Ah! Por fin, alguien tan amable que me lo deja (me lo deja si le doy el euro que lleva el carro, claro). Ahora con un carro uno ya se aventura por el laberinto del alimento.
  • Segunda cosa que me llama la atención: ¿¿¿dónde carajos está lo qué buscas??? ¿Dónde está... el flan de huevo? Vas a las neveras (de diez metros de largo, para expresarlo exageradamente) y buscas el flan... El flan... El flan... El fl... ¿¡Dónde está el flaaan!? Buscamos por etiquetas: veamos... Yoghurt natural Carrefour, no. Yoghurt plátano Carrefour, tampoco. Flan de huevo Carr... ¡¡Ahoraaaa!! ¡¡Pero SE HAN ACABAAAADO!! Pasamos al siguiente producto. Champú. A ver... Ahora es cuando se pregunta a alguien que trabaja en Carrefour.
  • Tercera cosa que me llama la atención: ¿¿¿Dónde está el personal??? Aquí parece que sólo hay cajeros y cajeras y un "segurata" fortachón. Mmm... ¿Dónde... hay alguien? "Perdone..." (Pasa de largo, una chica patinando que trabaja allí).
  • Cuarta cosa que me percato: He de entrar, dejar el carro, a un pasillo donde sólo está la sección de higiene/perfumería pero que a la vez es una minitienda dentro del súper... Uf... El champú, ya està.
  • Cuando tienes todas la compra realizada; quinta cosa que me percato: *ding dong ding ding* "Señores clientes, Carrefour cerrará sus puertas en diez minutos. Por favor, vayan pasando por las cajas. Gracias" *ding ding dong ding*. Vaaaya... Qué tarde se me ha hecho: ¡¡¡tres horas comprando!!!
  • Sexta cosa que me llama la atención: me he pasado... He comprado más de la cuenta (y más de lo que ponía en la lista...).
  • Séptima cosa que me percato: dios mío, virgen santísima... Qué COLA... En todas las cajas, sin excepción. A las treinta y dos que hay disponibles. Pasan muchos minutos y ya te toca... ¡Por fin! *pip pip pip pip... (muchos "pip" después) pip* "Ciento cincuenta y tres con ochenta y un euros, por favor". (Con ese chicle masticando todo el rato) ¿Y ahora tengo que ir cargado? En un solo carro no cabe. Entonces, que me lo lleven. Ahora es cuando te informan: "Hoy no puede ser, mañana está completo, tiene que ser pasado mañana". Y tú, como no tienes más remedio, le dices que SÍ.

Si tengo que pasar por este calvario...

Antes prefiero comprar en el súper de la esquina que aventurarme por los laberintos del alimento.

Un día cualquiera: los animales

Paseo por la calle con Kero, mi hurón, y puedo escuchar de todo. He aquí lo que escucho: "Anda, una nutria". ¬¬ ¿¡Qué!? ¿¿¿La gente está informada??? "¡Aahh! ¡Una rata!". Éste, sin duda, es el más típico. Le dicen siempre "rata", y mira que no son parecidos. La rata no es carnívora ni tiene esos colmillos. "¿Eso qué es?". También, también, un caso muy típico... ¡Qué ignorancia! Y como se quedan mirando... Parece que se queden petrificados mirándolo, hasta se paran y, mientras paso, giran la cabeza casi los ciento ochenta grados para verlo. Hay también de descarados: anda, a tocarlo quien sea, en vez de pedir permiso. Y lo último de todo... Quienes tienen miedo o asco. "Ayyy, que eso muerde", "Una rataaa" (de nuevo), caras acongojadas y etcétera.

Un día me tocó jugar con un Boxer de dos años y medio. ¡Qué fuerza! ¡Qué nervioso! ¡No parava quietooo! ¡Quería saltarme encima! ¡Ah! Perfecto, que me tire al suelo. Y ha estado a punto... Era tan mono (y tan tan nervioso también, aunque me haya pringado de babas...).

Hace días, en el YouTube estaba viendo videos de animales... Curioso, la verdad. Un hurón sexy, tipo Casanova. Otro sobre dos hurones: la hembra rechazaba al macho (hasta había conversación). Otro sobre una lucha de 9 minutos (¡¡¡!!!) de Gato VS Hurón (lucha amigable). Otro sobre la amistad de un gato y un hurón (era la respuesta al anterior video). Otro sobre perros haciendo cosas muy muy imposibles. Otro sobre hurones adiestradas, otro sobre perros y gatos que hablaban... Había quedado alucinado...
¡Qué mundo más animal vivimos!

Un día cualquiera: el ordenador

Otro día aquí y ahora, escribiendo en el blog. Teniendo el ordenador encendido las veinticuatro horas del día. ¡Qué gasto energético! Da igual. Internet es todo un mundo y el ordenador también.

Son unos seiscientos euros por ordinador. ¡Agh! Caro. Más la pantallita, que ahora son todas planas. Agregamos unos cuantos euros más, por ejemplo doscientos. Ponemos Internet y su tarifa mensual... Más el escáner y la impresora. ¡Ah! No nos olvidemos de los altavoces. Y sustituimos el ratón que nos venía por defecto con el ordenador por uno óptico (y ya de paso inalámbrico). No faltaría de más la webcam. Que... ¿Para qué lo usaremos? Mmm... Para hacernos fotos sin necesidad de la DigiCam (o Digital Camera xDDD), para mostrarnos a ese chico o chica que tanto hablamos, cómo somos o, simplemente, para decorar el ordenador.

Ahora viene cuando nos preguntamos: ¿me falta alguna cosa? Es como si estuviésemos "tunneando" el ordenador. "Yo me lo guiso, yo me lo como". ¿Quién, de las pocas personas, lee las instrucciones de instalación? Bien... Es igual. Tenemos un ordenador equipado. Ahora... ¿Nos hemos fijado en la memoria RAM, en el tipo de CPU o el tamaño del HD? ¿¿¿Queeeeé??? ¿Pero qué dices? ¿No sé qué del RAM, CPU y HD?
Veamos... Que tengo que ir al "Sistema" y después mirar no sé qué de "Propiedades"... ¡Agh! ¿Por qué pueden ser tan difíciles los ordenadores? Si al final solo lo usaremos para una cosa: Internet, para algunos trabajos, para escuchar música y para mirar pelis. Con la cantidad de cosas que se pueden hacer con esta súper herramienta de la humanidad, aparentemente inútil (vamos, casi todo el mundo lo piensa).

Supongo que es la "segunda caja tonta". Metidos todo el santo día al Windows Live Messenger, escribiendo en blogs o viciarse a algún MMORPG. ¡Qué comida de coco más grande que se ha inventado! Y lo más fuerte es conocer el amor tu vida por esta "segunda caja tonta", sí, señor.
Quien haya inventado el nombre de "ordenador", puede ser que vaya muy equivocado en traducirlo: estoy seguro que mucha gente no tiene el "ordenador" ordenado, como el su nombre indica; ya sea, exteriormente (el "hardware") com interiormente (el "software"). Qué cosas... Conclusión: Al menos, es la única manera de estar enlazado con el resto del mundo. ;)

Un día cualquiera: el futuro

Un día cualquiera podemos estar pensando en nuestro futuro. Y nos preguntamos: ¿cómo será?
Para mí: "Acabaré este blog".
Para los pesimistas: "Muy malo". Para los optimistas: "¡Bonito!". Para los soñadores y soñadoras: "Una buena aventura". Para los enamorados y enamoradas: "Muy feliz". Para los casados y casadas: "¿Cuándo se acabará la hipoteca?". Para los brokers: "Todo subirá, todo". Para los millonarios y millonarias: "$ $ $ $". Para los pobres: "$ $ $ $". Para los niños y niñas: "Quiero ser policía o bombero. Y tener muchas muchas chucherías. Y tener un cine. Y un McDonald's! Y ser rico (y un largo etcétera)". Para los científicos: "Más descubrimientos". Para los parados y paradas: "Un trabajo estable". Para el gobierno del estado: "¿? (nota del autor: ni yo ni nadie lo sabrá)". Para los animales: "Guau, guau, miau, miau... Muuu, beee (sí, sí, "mu be")". Para la industria de los videjuegos: "$ $ $ $". Para las amas de casa: "Tendremos el poder, el poder de la mujer". Para los conductores y conductoras: "Espero que no me quiten algún punto". Para los sibaritas: "Ñam, mmm... Ñam, mmm... Ñaaaaam. ¡Mm!". Para las embarazadas: "Mi hijo o hija". Para los joyeros y joyeras: "La joya perfecta". Para los constructores de la Sagrada Familia: "¿Esto acabará?". Para las víctimas del terrorismo: "¿Esto acabará?". Para las obras del AVE: "¿Esto acabará?". Para el mundo: "¿Esto acabará?". Para mí: "Mi futuro eres tú".